Carta de los Mahatmas No. 5

De Teosofía Wiki
Saltar a: navegación, buscar

Esta es la carta No. 4 en la numeración de Barker. La Carta No. 6 parece ser una posdata a esta carta. Vea a continuación Contexto y Trasfondo.

< Previa carta cronol.  Próxima carta cronol. >  
< Previa carta Barker  Próxima carta Barker >

Datos Rápidos
Personas involucradas
Escrita por: Kuthumi
Recibida por: A. P. Sinnett
Enviada vía: H.P. Blavatsky
Fechas
Escrita: el 27-29 de octubre de 1880. Ver abajo
Recibida: el 1-5 de noviembre de 1880. Ver abajo
Otras fechas: ninguna
Lugares
Enviada desde: Amritsar, India
Recibida en: Allahabad, India
Vía: ninguna

Portada

Recibida, al parecer, el día 5 de noviembre. Madame y el Coronel O. llegaron a nuestra casa, en Allahabad, el 1° de Diciembre de 1880. El Coronel O. fue a Benarés el día 3, Madame se reunió con él el día 11. Ambos regresaron a Allahabad el día 20 y se quedaron allí hasta el día 28.

5-0_Cover_sheet_6036_thm.jpg

NOTAS:

  • Esta nota fue escrita por Sinnett

Página 1 - Traducción, imagen y notas

Amrita Saras, 29 de octubre.

Mi Querido Hermano,

Con toda seguridad yo no puedo ponerle ninguna objeción al estilo que usted amablemente ha adoptado para dirigirse a mí por mi nombre, puesto que, como usted dice, es un signo externo de una consideración personal, aún mayor de la que ya he merecido por su parte. Los convencionalismos de ese mundo fastidioso fuera de nuestros apartados "Ashrams", en ningún momento nos molestan demasiado; y ahora menos que nunca, cuando son hombres y no maestros de ceremonias lo que buscamos, devoción y no simples observancias. Cada vez más y más va ganando terreno un árido convencionalismo y yo me siento verdaderamente satisfecho al encontrar a un aliado tan inesperado en un medio social donde, hasta ahora, no ha habido demasiados entre las clases cultas de la sociedad inglesa. Tenemos ante nosotros una crisis, en cierto sentido, y hemos de hacerle frente. Podría decirse, dos crisis: una en la Sociedad, la otra en el Tibet. Porque, en confianza, puedo decirle que Rusia está acumulando gradualmente sus fuerzas para una futura invasión en ese país, con el pretexto de una guerra con China. Si no tiene éxito, será debido a nosotros; y en esto, por lo menos, habremos merecido su gratitud. Ya ve, pues, que tenemos asuntos más importantes a tratar que las pequeñas sociedades; sin embargo, la

5-1_6037_thm.jpg

NOTAS:

Página 2

S.T. no debe ser descuidada. Este asunto ha cobrado un impulso que, de no estar bien dirigido, podría desembocar en resultados muy funestos. Recuerde las avalanchas de sus admirados Alpes, en los que usted ha pensado a menudo, y no olvide que, al principio, su contingente es pequeño y su impulso también. Una vulgar comparación, podría usted decir, pero no se me ocurre un ejemplo mejor al observar el aumento gradual de acontecimientos triviales que van creciendo hasta constituir un destino amenazador para la Soc.Teos. Se me presentó esto con fuerza avasalladora el otro día, cuando, al bajar por los desfiladeros del Kouenlun, el Karakorum, tal como ustedes lo llaman, vi desplomarse una avalancha. Había ido personalmente a ver a nuestro jefe para presentarle el importante ofrecimiento del señor Sr. Hume, y me encontraba al otro lado de Lhadak, en mi camino de regreso a casa. No puedo decir cuales hubieran sido las siguientes especulaciones. Pero, precisamente cuando me estaba aprovechando del impresionante silencio que sigue corrientemente a ese cataclismo, para obtener una visión más clara de la situación actual y de la disposición de los "místicos" de Simla, fui devuelto bruscamente a la realidad. Una voz familiar, tan aguda como la que se atribuye al pavo real de Saraswati -la cual, si damos crédito a la leyenda, ahuyentó al Rey de los Nagas- gritaba a lo largo de las corrientes: "¡Olcott ha hecho resucitar otra vez al mismo diablo!. . . ¡Los ingleses se están volviendo locos!. . .

5-2_6038_thm.jpg

NOTAS:

  • El chillido del pavo real de Saraswati. En una conversación con Mme. Blavatsky sobre la acusación de que ella falsificó las cartas, Charles Johnston mencionó este pasaje y le dijo que esto era "difícilmente la clase de cosas que diría de usted misma." A esto, H.P.B. respondió en broma: "Por supuesto que no. Yo sé que soy un ruiseñor."

Página 3

¡Koot Hoomi, venga rápido y ayúdeme!" - y, en su excitación, ella se olvidó de que estaba hablando en inglés. ¡Debo decir que los telegramas de la "Vieja Dama" chocan contra uno como piedras lanzadas por una catapulta! ¿Qué podía hacer yo, sino ir? Argumentar a través del espacio con alguien que se encontraba en tan grande desesperación y en un estado de caos moral, resultaba inútil. De manera que decidí salir de mi refugio de muchos años y pasar algún tiempo con ella para consolarla lo mejor que pudiera. Pero nuestra amiga no es alguien de quien se pueda esperar que haga reflejar a su mente la resignación filosófica de Marco Aurelio. Los hados nunca escribieron que ella pudiera decir: "Es una cosa magnífica, cuando se hace el bien, escuchar el mal que se dice de una".... Yo había ido a pasar unos cuantos días, pero ahora me encuentro con que no puedo soportar por más tiempo el magnetismo sofocante, ni siquiera de mis propios compatriotas. He visto a algunos de nuestros orgullosos y viejos Sikhs ebrios y dando traspiés sobre el pavimento de mármol de su Templo sagrado. He oído a un Vakil, hablando en inglés, despotricar contra el Yoga Vidya y la Teosofía, como si se tratara de una ilusión y una mentira, declarando que la ciencia inglesa los había liberado de esas "supersticiones degradantes" y diciendo que era un insulto para la India el sostener que los sucios Yoguis o Sannyasis supieran algo de los misterios de la naturaleza; ¡o que algún hombre viviente pueda ahora o haya podido jamás producir fenómenos!

5-3_6039_thm.jpg

NOTAS:

  • Marco Aurelio fue un Emperador Romano desde el año 161 a 180 DC, que escribió el trabajo estoico “Meditaciones".
  • Vakil se refiere a un abogado o agente nativo.

Página 4

Mañana me vuelvo a mi retiro. Es posible que la entrega de esta carta se retrase unos días, debido a causas que a usted no le interesaría que le contara. Sin embargo, mientras tanto, le he enviado un telegrama dándole las gracias por su amable condescendencia ante mis deseos, en las cuestiones a las que usted alude en su carta del 24 del corriente. Veo complacido que usted no se ha descuidado de presentarme ante el mundo como un posible "aliado". Esto hace que ya seamos diez, según creo. Pero debo decir que su promesa fue cumplida bien y lealmente. Su carta llegó a Amritsar el 27 del corriente a las dos de la tarde; yo la recibí unas treinta millas más allá de Rawaipindi, cinco minutos más tarde, y le telegrafié a usted acusándole recibo desde Jhelum a las 4 de la misma tarde. Como verá, nuestros sistemas de entrega urgente y de comunicación rápida no son de despreciar por parte del mundo occidental, ni siquiera por parte de los escépticos Vakils Arios de habla inglesa. No podía pedir una disposición de mente más juiciosa en un aliado que la que usted comienza a descubrir en sí mismo. Hermano mío, su actitud hacia nosotros ya ha cambiado en grado sumo. ¿Qué es lo que puede impedir una comprensión mutua perfecta algún día?

5-4_6040_thm.jpg

NOTAS:

  • Esto hace que ya seamos diez. Esto se refiere al incidente del Broche Nº 1 y el hecho de que 9 personas habían firmado la declaración publicada en apoyo de su autenticidad. En el escrito de Sinnett sobre el incidente había mencionado la posible ayuda del Mahatma K.H., quien sería el décimo de los presentes.
  • Su carta llegó a Amritsar el 27. Para una descripción de este fenómeno ver Contexto y Trasfondo a continuación.
  • Vakil se refiere a un abogado o agente nativo.

Página 5

La proposición del señor Sr. Hume ha sido debida y cuidadosamente considerada. Sin duda, él le comunicará los resultados que yo le expresé en mi carta. Que él juzgue nuestra "manera de actuar" como una prueba razonable como lo hace usted, ya es otra cuestión. Nuestro Maha (el "Jefe") me autorizó a sostener correspondencia con ustedes dos, e incluso, si se constituye la Rama Anglo-India, a ponerme algún día en contacto personal con ella. Ello depende enteramente de usted. No puedo decirle más. Tiene toda la razón por lo que se refiere a la posición de nuestros amigos en el mundo anglo-indio, al haber sido materialmente mejorada por la visita a Simla; y también es cierto, aunque usted modestamente se abstenga de decirlo, que estamos especialmente en deuda con usted por esto. Pero, completamente aparte de los desdichados incidentes de las publicaciones de Bombay, no es posible que exista allí, en el mejor de los casos, más que una benévola neutralidad de vuestro pueblo hacia el nuestro. El punto de contacto entre las dos civilizaciones que ellos representan respectivamente es tan endeble que casi podría decirse que no existe ningún contacto. Ni llegarían a tenerlo, a no ser por

5-5_6041_thm.jpg

NOTAS:

Página 6

unos pocos—¿les llamaré excéntricos?— que, como usted, tienen sueños mejores y más audaces que los demás; y al estimular el pensamiento ponen en contacto las dos civilizaciones por su propia y admirable audacia. ¿No se le ha ocurrido a usted que las dos publicaciones de Bombay, si no influidas, es posible que no hayan sido evitadas por parte de aquellos que podían haberlo hecho, porque vieron la necesidad de levantar toda esa agitación para conseguir el doble resultado de provocar una distracción necesaria después del estallido de la bomba del Broche y, tal vez, tratando de poner a prueba la fortaleza de su interés personal por el Ocultismo y la Teosofía? No digo que ésto fuera así; no hago más que preguntar si esa contingencia había pasado por su mente. Ya he dado pie para que se le sugiriera que, si los detalles que se daban en la carta sustraída se hubieran dado a conocer de antemano en el Fénix — un lugar mucho más apropiado y donde hubieran sido tratados con mejor provecho— ese documento no hubiera merecido la pena de que nadie se esforzara y lo robara para el Times de la India, y por lo tanto, no se hubieran mencionado nombres.

5-6_6042_thm.jpg

NOTAS:

Página 7

El Coronel Olcott, indudablemente, "está desacompasado (6) con los sentimientos de los ingleses" de ambas clases; pero, sin embargo, está más en consonancia con nosotros que con cualquiera de ellas. Podemos confiar en él en toda circunstancia, y su entregado servicio está dedicado a nosotros tanto en la adversidad como en el éxito. Mi querido Hermano, mi voz es el eco de la justicia imparcial. ¿Dónde podemos encontrar una devoción igual? Es una persona que nunca pregunta, sino que obedece; que puede que cometa innumerables errores llevado de un excesivo celo, pero que siempre está dispuesto a reparar su falta incluso a costa de la mayor de las humillaciones; que aprecia el sacrificio de la comodidad e incluso de la vida como algo que debe arriesgarse con alegría cuando sea necesario; que comerá cualquier cosa, o incluso pasará sin comer; que dormirá en cualquier cama; que trabajará en cualquier lugar; que confraternizará con cualquier paria; que soportará cualquier privación por la causa.... Reconozco que su relación con la Rama Anglo India sería "un error" y, por consiguiente, él no tendrá que ver con ella más de lo que tiene que ver con la Británica (Rama Londres). Su relación será puramente nominal y puede que menos que eso

5-7_6043_thm.jpg

NOTAS:

Página 8

si redactan ustedes sus Estatutos con más atención que los de ellos; y dando a su organización un sistema de gobierno tal que funcione por sí mismo y que rara vez, o nunca, requiera ninguna intervención externa. Pero crear una R.A.I.(7) independiente, con los mismos objetivos, ni que sean totalmente o en parte los de la Sociedad Madre y con los mismos directores de escena detrás, no sería sólo asestar un golpe mortal a la Soc. Teos., sino imponernos doble trabajo y preocupación, sin que ninguno de nosotros sea capaz de percibir la más mínima compensación provechosa. La Sociedad Madre nunca ha intervenido, ni en lo más mínimo, en la S.T. Británica ni, desde luego, en ninguna otra Rama, tanto religiosa como filosófica. Al haber creado o haber inducido a crear una nueva Rama, la Sociedad Madre le hace entrega de su Carta Constitutiva (lo cual no puede hacer por ahora sin nuestras firmas y aprobación) y después, normalmente y como es costumbre, la Sociedad se retira de la escena, como dirían ustedes. La relación posterior de la Sociedad Madre con las Ramas que la forman se limita a recibir informes trimestrales de sus actividades y las listas de los nuevos miembros, y a ratificar las expulsiones —sólo cuando se le pide especialmente que actúe de arbitro teniendo en cuenta la relación directa de los Fundadores con nosotros— etc.

5-8_6044_thm.jpg

NOTAS:

Página 9

etc.; por otra parte, nunca se inmiscuye en los asuntos de las mismas, a excepción de los casos en que se la solicita para que actúe como una especie de tribunal de apelación. Y al depender esto último de ustedes, ¿qué es lo que priva que su Sociedad sea virtualmente independiente? Incluso, somos más generosos de lo que ustedes, los británicos, lo son para nosotros. No les obligaremos, ni tampoco les pediremos que acepten a un "Residente" hindú en su Sociedad, para vigilar los intereses de la Máxima Autoridad Madre, una vez que los hayamos declarado independientes; pero confiaremos implícitamente en su lealtad y en su palabra de honor. Sin embargo, si a ustedes les disgusta tanto la idea de una supervisión ejecutiva, puramente nominal, por parte del Coronel Olcott — americano y de su misma raza — con seguridad que se rebelarían contra los dictados de un Hindú, cuyas costumbres y cuyos métodos son los de su propia gente, y cuya raza, a pesar de la natural benevolencia de usted, no han aprendido todavía a tolerar, y mucho menos a amar o respetar. Piénselo bien, antes de solicitar nuestra guía. Nuestros mejores, nuestros más eruditos y santos Adeptos pertenecen a las razas de los "mugrientos tibetanos"; en cuanto a los Punjabi Singhs,(8) usted sabe que el león es un animal proverbialmente sucio y agresivo, a pesar de su fuerza y de su valor. ¿Es cierto que sus

5-9_6045_thm.jpg

NOTAS:

Página 10

buenos compatriotas perdonarían más fácilmente nuestras rarezas hinduistas en cuestión de modales, que las de sus propios parientes de América? Si mis observaciones no me han engañado, yo diría que ésto es dudoso. Los prejuicios nacionales sirven para empañar las gafas de uno. Usted dice: "qué felices seríamos si el que nos guiara (a ustedes) fuera usted", refiriéndose a éste su humilde corresponsal. Mi buen hermano, ¿está seguro de que la agradable impresión que usted pueda tener ahora de nuestra correspondencia no se desvanecería instantáneamente al verme? ¿Y cuál de nuestros santos Shaberones ha disfrutado ni siquiera de la más mínima educación universitaria, ni de la menor noción de las costumbres europeas que me cayeron en suerte? Un ejemplo: pedí a Madame B. que eligiera de entre dos o tres Punjabis Arios que estudian el Yoga Vidya y que son místicos por naturaleza, uno a quien, sin ponerme yo mismo en demasiada evidencia, pudiera designar como enlace entre usted y nosotros, y a quien yo estaba deseoso de enviarle a usted con una carta de presentación para que hablara del Yoga y de sus efectos prácticos. Este joven caballero que es tan puro como

5-10_6046_thm.jpg

NOTAS:

Página 11

la misma pureza, cuyas aspiraciones y pensamientos son de la clase más espiritual y ennoblecedora y que, simplemente por su propio esfuerzo es capaz de penetrar en las regiones de los mundos sin forma, este joven no es adecuado para ser presentado en un salón. Habiéndosele explicado que si le ayudaba a usted a organizar una Rama de místicos ingleses ello podría redundar en el mayor de los bienes para su propio país, demostrándoles prácticamente a qué resultados maravillosos lleva el estudio del Yoga, Madame B. le pidió, en términos circunspectos y muy delicados, que se cambiara de vestimenta y dejara su turbante antes de partir para Allahabad, porque éstos, aunque ella no le dio esta razón, estaban muy sucios y ajados. Usted le dirá al Sr. Sinnett — dijo ella — que le lleva una carta de nuestro Hermano K., con quien él mantiene correspondencia, pero si él le pregunta algo sobre Él o sobre los otros Hermanos, contéstele simple y llanamente que usted no está autorizado para extenderse sobre el tema. Háblele del Yoga y demuéstrele los poderes que usted ha conseguido. Este joven, que ya había aceptado, escribió después esta curiosa carta: "Madame" —decía— "Usted, que

5-11_6047_thm.jpg

NOTAS:

Página 12

predica las más elevadas normas de moralidad, de veracidad, etc., quiere hacerme representar el papel de un impostor. Usted me pide que me cambie de ropa con el riesgo de dar una idea falsa de mi personalidad y engañando al caballero al que usted me envía. ¿Y qué pasará si él me pregunta si conozco personalmente a Koot'hoomi? ¿Tengo que guardar silencio y dejarle que crea eso? ¡Esto sería una notoria falsedad y yo, el culpable de ella, me vería lanzado de nuevo al horrible remolino de la transmigración!" Aquí tiene usted un ejemplo de las dificultades con las cuales tenemos que trabajar. Sin poder enviarle un neófito antes de que usted mismo se haya comprometido ante nosotros, debemos, o bien aguardar o bien enviarle a uno que, a lo mejor, le chocaría o le desagradaría al instante. La carta se la hubiera entregado a él yo mismo en propia mano; él no tenía más que prometer guardar silencio sobre asuntos de los que no sabe nada y de los cuales no podría dar más que una falsa idea y presentarse con un aspecto más limpio. De nuevo, el prejuicio y la letra muerta. Durante más de mil años —dice Michelet— los santos Cristianos ¡no se lavaron nunca! ¿Durante cuanto

5-12_6048_thm.jpg

NOTAS:

Página 13

tiempo aún tendrán miedo nuestros Santos de cambiar su vestimenta por temor a ser tomados por Marmaliks neófitos de sectas rivales y más limpias? Pero estas dificultades nuestras no deberían impedirle a usted empezar su trabajo. El Coronel O. y Madame B. parecen dispuestos a hacerse personalmente responsables de usted y del Sr. Hume, y si usted mismo está dispuesto a responder a la fidelidad de cualquiera que su grupo pueda escoger como líder de la Sociedad Teosófica Anglo-India, nosotros estamos de acuerdo en que se haga la prueba. El campo es suyo y nadie estará autorizado a interferir, excepto yo, con el beneplácito de nuestros Jefes, una vez que usted me haya hecho el honor de escogerme entre los demás. Pero antes de edificar una casa hay que hacer el plano. Supongamos que redacta usted una comunicación en cuanto a la constitución y al plan de acción a seguir en las actividades de la Sociedad Teosófica Anglo-India que tiene en mente y la presenta para su consideración. Si nuestros Jefes están de acuerdo —y con toda seguridad que no serán ellos los que pongan obstáculos al progreso universal, o retarden este movimiento hacia una meta más elevada—.entonces se les dará en seguida la Carta Constitutiva. Pero antes ellos tienen que ver el plan; y debo rogarle que recuerde que a la nueva Sociedad

5-13_6049_thm.jpg

NOTAS:

  • Marmaliks puede referirse al término árabe mamālīk (plural de mamlūk), que significa "esclavos del rey". Además de estos esclavos, algunas dinastías y sultanatos en el Medio Oriente también usaron este nombre. En Irak, la dinastía mameluca gobernó de 1704 a 1831.

Página 14

no se le permitirá que se independice de la Sociedad Madre, aunque queden en libertad de dirigir sus asuntos a su manera sin temor a la más mínima interferencia por parte de su Presidente, siempre que no violen los Estatutos generales. Y en cuanto a este punto, le remito a usted a la Regla número 9 Esta es la primera sugerencia práctica que le llega de un "hombre de las cavernas" Cis y Trans-himaláyico a quien usted ha honrado con su confianza. Y ahora hablemos de usted, personalmente. Está muy lejos de mí la idea de desalentar a alguien tan decidido como usted, levantando barreras que le impidan su progreso. Nosotros nunca nos lamentamos ante lo inevitable, pero tratamos de sacar el mejor partido posible de lo peor. Y aunque nunca presionamos ni atraemos a los dominios misteriosos de la naturaleza oculta a aquellos que no lo desean, ni rehuimos expresar nuestras opiniones libremente y sin temor, sin embargo, siempre estamos dispuestos a ayudar a aquellos que llegan hasta nosotros; incluso a los agnósticos que asumen la negativa actitud de "no reconocer nada que no sea los fenómenos, y se niegan a creer en ninguna otra cosa". Es verdad que el hombre casado no puede llegar a ser un adepto; pero sin esforzarse para convertirse en un "Raja Yogui", puede adquirir ciertos poderes

5-14_6050_thm.jpg

NOTAS:

Página 15

y puede hacer el mismo bien a la humanidad, y a menudo más, permaneciendo dentro de los límites de su mundo. Por consiguiente, no se le pedirá a usted que cambie precipitadamente las costumbres establecidas de su vida antes de que esté plenamente convencido de que es necesario y de las ventajas subsiguientes. Es usted un hombre al que hay que dejar que se guíe por sí mismo y que, por consiguiente, puede permanecer a salvo. La decisión que usted ha tomado es digna de tenerse en cuenta; el tiempo hará el resto. Hay más de un camino para alcanzar el conocimiento oculto: "Muchos son los granos de incienso destinados a un único y mismo altar; uno cae antes en el fuego, el otro después; la diferencia de tiempo no tiene importancia", dijo un gran hombre cuando se le negó la entrada y la suprema iniciación en los misterios. Hay un tono de lamentación en su pregunta sobre si alguna vez se repetirá la visión que tuvo usted la noche anterior al día de la excursión. Me parece que si tuviera una visión cada noche, pronto dejaría usted por completo de apreciarlas. Pero hay una razón mucho más poderosa por la que usted no tendrá un empacho de éstas, y es que ello representaría un desperdicio de nuestra fuerza. Tan a menudo como yo, o cualquiera de nosotros, pueda comunicarse con

5-15_6051_thm.jpg

NOTAS:

Página 16

usted, sea en sueños, por impresiones en estado vigílico o por cartas (dentro o fuera de cojines) o por visitas personales en forma astral — ésto se hará. Pero recuerde que Simla se encuentra a una altitud de 7000 pies más que Allahabad y las dificultades a superar en esto último son tremendas. Me abstengo de animarle y no espere demasiado porque, igual que a usted, a mí no me gusta prometer lo que, por distintas razones, no pueda llegar a cumplir. El término "Fraternidad Universal" no es una frase hueca. La humanidad, en conjunto, tiene el máximo derecho a recurrir a nosotros, tal como he tratado de explicar en mi carta al señor Hume, la cual haría usted bien en pedirle para que se la dejara leer. Es la única base fundamental segura para la moralidad universal. Si se tratara de un sueño, al menos éste sería un sueño noble para la humanidad: y ésta es la aspiración del verdadero adepto. Suyo fielmente,

KOOT´ HOOMI LAL SINGH.

5-16_6052_thm.jpg


NOTAS:

  • "Cartas (dentro o fuera de cojines) o por visitas personales en forma astral" se refiere a lo que sucedió en relación con el "Incidente del cojín."

Contexto y Trasfondo

Olcott pensó que Sinnett debería publicar inmediatamente informes de todos los fenómenos de Simla en el periódico El Fénix. Cuando esto no sucedió, escribió un artículo titulado “Un día con Madame Blavatsky” en el que describió algunos de estos fenómenos. En este artículo mencionó los nombres de varios ingleses prominentes que habían estado presentes en estas ocasiones. Envió la historia a Bombay, a Damodar Mavalankar, que estaba a cargo de la sede durante la ausencia de los fundadores, para ser reproducido y distribuido entre los miembros locales de la Sociedad Teosófica.

Por desgracia, el “Times de la India” de alguna manera se apoderó de una copia y lo publicó, junto con algunos comentarios abusivos. Damodar escribió una protesta que el “Times” se negó a publicar. Sin embargo, la “Gaceta de Bombay” publicó una réplica aguda por H.P.B. Las personas cuyos nombres el Coronel Olcott había mencionado en su artículo estaban extremadamente avergonzadas y descontentas con la publicidad, y, por supuesto, todo el asunto se transformó en contra de H.P.B. Se volvió frenética y envió una llamada de ayuda al Mahatma K.H. Ella y el coronel estaban en Amritsar en ese momento.

En ese momento, el Mahatma K.H. estaba en camino -en su cuerpo físico- a través de Ladakh a su regreso de una visita al Mahachohan para consultar con Él sobre algunos desarrollos mencionados en el primer párrafo de esta carta, así como sobre la carta que Él (KH) había recibido de Hume. Cuando oyó el frenético grito de ayuda de H.P.B., decidió cambiar su ruta e ir a verla.

Fenómenos

Antes de que Sinnett saliera de Simla, envió una carta certificada a H.P.B. en Amritsar, para ser enviado al Mahatma K.H. (Esto era además de la nota corta sobre el “Incidente de la Almohada” mencionado en Carta de los Mahatmas No. 4.) H.P.B. recibió la carta registrada el 27 de Octubre y la envió a K.H. por medios ocultos tan pronto como ella la recibió; la hora fue fijada por el registro postal a las 2:00 p.m. El Mahatma K.H. estaba a bordo de un tren (en lo que ahora es Pakistán) en camino a verla.

Él recibió la carta a las 2:05 p.m. cerca de Rawalpindi. En la siguiente estación (Jhelum) bajó del tren, entró en la oficina de telégrafos y escribió un telegrama de reconocimiento a Sinnett, que estaba, por supuesto, fechado y archivado por el agente de telégrafos.

El Maestro también instruyó a H.P.B. a devolver a Sinnett el sobre en que se había recibido la carta, en la que se indicaba la fecha y hora de la inscripción. Al principio, Sinnett no podía entender por qué iba a guardar este viejo sobre, pero lo guardó y más tarde vio la conexión: la fecha y hora de la inscripción de la carta y la fecha y hora del envío del telegrama mostraron que la carta no podría haberle llegado por medios que no fueran ocultos. Más tarde, el Mahatma pidió a Sinnett que obtuviera la copia manuscrita del telegrama, lo que Sinnett finalmente hizo, y está entre las Cartas de los Mahatmas en el Museo Británico. Por lo tanto, Sinnett se dio cuenta de que H.P.B. había logrado una transmisión muy rápida de su carta a través de cientos de kilómetros.

Al parecer, el Mahatma K.H. estaba dispuesto a dar a Sinnett otra prueba más de su existencia, y mostrar algo de sus poderes. Todo el incidente es una de las pruebas más convincentes de evidencia en toda la literatura.

Descripción física de la carta

La carta original en Folio 1 en la Biblioteca Británica. Según George Linton y Virginia Hanson:

En tinta negra mate en ambos lados de 8 hojas de papel blanco de tamaño completo. El guión varía un poco en peso y apariencia. La firma está en cuatro partes separadas. La "K" tiene un rizo girado hacia atrás en la parte superior del brazo. Bajo la firma, en caracteres Devanagari, hay una transliteración de "Koot Hoomi Lal Singh."[1]

Historia de las publicaciones

Comentario acerca de esta carta

Notas

  1. George E. Linton y Virginia Hanson, eds., Guía para Lectores de Las Cartas de los Mahatmas a A. P. Sinnett (Adyar, Chennai, India: Editorial Teosófica, 1972), 41.


Recursos Adicionales