Rayo (símbolo)

De Teosofía Wiki
Saltar a: navegación, buscar

símbolo

Simbolismo.- Expresión pictórica de una idea o de un pensamiento. La escritura primitiva no tenía al principio caracteres, sino símbolos que representaban toda una frase o sentencia. El símbolo, pues, es una parábola registrada, y la parábola un símbolo hablado. El lenguaje escrito chino no es más que una escritura simbólica, siendo un símbolo cada una de sus millares de letras. (Véase: Krâm). (G.T. H.P.B.)


Krâm (Sánscrito).- Símbolo tántrico correspondiente a la idea de la mente humana cuando rebasa los límites ordinarios de lo invisible, considerando así lo invisible. Los antiguos filósofos tántricos tenían símbolos para designar casi todas las ideas. Esto era absolutamente necesario para ellos porque entendían que si la mente humana estuviese fija en un objeto cualquiera con suficiente fuerza durante cierto tiempo, era seguro que por el poder de la voluntad alcanzaría dicho objeto. La atención se reforzaba generalmente musitando sin cesar ciertas palabras, con lo cual se mantenía siempre la idea ante la mente. Por esta razón los símbolos se empleaban para indicar cada idea. Así, “Hrien” designa modestia; “Kliw” denota amor; “Aiw” representa protección; “Chaum” expresa bienestar, y así sucesivamente. Símbolos por el estilo se usaron para nombrar los vasos sanguíneos, etc. La ciencia tántrica está hoy casi completamente perdida. Hoy día no existe ninguna clave clara y general utilizable para la terminología simbólica, y por lo mismo, gran parte del lenguaje simbólico resulta hasta nuestros días desgraciadamente ininteligible. (Râma Prasâd). (G.T. H.P.B.)

Los siete rayos de la vida del Logos manifiestan los siete tipos de conciencia a que corresponden los siete tipos de las combinaciones de materia. Siete tipos distintos hay en cada uno de los tres reinos elementales y en el plano físico. Al tratar Blavatsky del hombre en La Doctrina Secreta, transcribe de las estancias del Libro de Dzyân la frase: "Eran siete cada uno en su lote", refiriéndose con ello a los siete tipos de hombres cuya subdivisión declara esta otra frase: "Nacieron siete veces siete sombras de futuros hombres". De aquí deriva la diferencia de temperamento entre los hombres. (**)

La vida del Logos que ha de fluir sobre esta materia se manifiesta en siete rayos o corrientes, según el predominio de uno de los tres aspectos de conciencia presentes en El, como en toda conciencia individual es manifestación del Yo universal. Los tres aspectos son: Bienaventuranza o voluntad (Ichchhâ) Cognición o Sabiduría (Jñânam) Existencia o Actividad (Kriyâ) Así es que análogamente a lo expuesto sobre las cualidades de la materia, tendremos los siete rayos o corrientes de la vida del Logos, ... Todas las cosas pueden considerarse agrupadas bajo estas siete capitulaciones, o sean las siete corrientes de la vida del Logos, constitutivas de la segunda oleada que fluye descendentemente a través de. todos los planos, de suerte que si las representamos por líneas horizontales, la oleada de vida fluirá verticalmente a través de ellas. (**)

Al hablar del rayo de un hombre considerándolo como el principio en él predominante, no olvidemos que también posee los otros seis principios, y que hablamos de un hombre, es decir, de quien es dueño de sí mismo hasta el punto de gobernar su vida desde el interior de su conciencia y no dejar que sea un conjunto de actos reflejos o de respuestas sumisas a las influencias del ambiente. (*)

Sin embargo, si alguien se tomara el paciente trabajo de analizar al hombre ordinario, echaría de ver que uno de sus siete principios es mas vigoroso que los otros seis y guía las fuerzas de su alma hacia el universal aspecto de sí mismo. (*)

(*) (WoodErnest_LosSieteRayos.pdf -CAPITULO X - RELACIONES RECIPROCAS pp. 32-33).

(**) (Annie Besant - Estudio sobre la conciencia - CAPITULO III-3. LOS SIETE RAYOS pp. 25)