Henry Steel Olcott

De Teosofía Wiki
(Redirigido desde «Coronel Olcott»)
Saltar a: navegación, buscar
Henry Olcott en 1884

Henry Steel Olcott (2 de agosto de 1832 - 17 de febrero de 1907) fue un agricultor, militar, periodista y abogado estadounidense, cofundador de la Sociedad Teosófica.

Ocupó el cargo de Presidente-Fundador de la Sociedad desde 1875 hasta su muerte en 1907. Fue el primer estadounidense conocido de ascendencia europea en realizar una conversión formal al budismo. Durante su presidencia ayudó a renovar el budismo en el sur de Asia, y estableció escuelas para niños de familias budistas e hindúes, entre muchos otros logros notables.

El coronel Olcott relacionó la sabiduría perenne de la Teosofía con las culturas de Oriente y Occidente, la aplicó a la vida cotidiana y convirtió a la Sociedad en una organización internacional.

Su labor en agricultura

El coronel Olcott era descendiente de una familia que se había establecido en EE.UU. muchas generaciones antes, cuando el puritano Thomas Olcott llegó a este país. Su padre, Henry Wyckoff Olcott, y su madre, Emily Steel, eran ambos de la ciudad de Nueva York. Nació en Orange, Nueva Jersey, el 2 de agosto de 1832, el mayor de seis hermanos.

Durante sus primeros años estuvo absorto en la experimentación agrícola, y la edad de 23 años había ganado reconocimiento internacional por su trabajo en la Granja Agrícola Científica cerca de Newark, Nueva Jersey. Su éxito allí le trajo ofertas como director en la Oficina de Agricultura de Washington, y en la Cátedra de Agricultura de la Universidad de Atenas, Grecia, las cuales rechazó. En cambio, fundó la Granja-Escuela de Westchester cerca del Mt. Vernon, Nueva York, una granja modelo para la experimentación y la educación agrícola y la primera escuela científica estadounidense de agricultura. Aquí, realizó experimentos con sorgo y publicó su primer libro, Sorghum and Imphee, Chinese and African Sugar Canes, (El Sorgo y el Sorgo Dulce, las Cañas de Azúcar Africanas y Chinas) que se convirtió en un libro de texto escolar y fue reimpreso aún en el año 2000.

Considerado un experto en agricultura a los 26 años, Olcott nuevamente recibió un sinnúmero de ofertas en esa área, incluida una invitación para unirse a una misión botánica del gobierno. Sin embargo, rechazó estas ofertas y viajó a Europa para estudiar métodos y desarrollos agrícolas. Su informe fue publicado en la American Cyclopedia (Enciclopedia Estadounidense). A su regreso a Estados Unidos, obtuvo el cargo de Editor Asociado en Agricultura del New York Tribune, puesto que ocupó hasta 1860.

Matrimonio

El 26 de abril de 1860, se casó con Mary Epplee Morgan, de New Rochelle, Nueva York, hija del Reverendo Richard U. Morgan, rector de la parroquia de Trinity en esa ciudad. Tuvieron cuatro hijos, tres varones y una mujer, pero desafortunadamente la hija y uno de los hijos varones murieron en la infancia.

Servicio militar

Henry Olcott de joven

Mientras trabajaba como Editor Agrícola Asociado del New York Tribune, fue corresponsal estadounidense del Mark Lane Express, Londres. En 1859, mientras informaba para el Tribune sobre la ejecución por ahorcamiento de John Brown, el abolicionista, Olcott fue arrestado como espía y condenado a muerte. Sin embargo, fue liberado tras apelar a sus captores bajo el aval de confianza como francmasón.

En 1862, se alistó en el Ejército del Norte y luchó durante la campaña de Carolina del Norte bajo el mando del General Burnside. Continuó en el ejército del norte tras esa campaña, pero se enfermó y fue enviado a Nueva York para que se recuperara. El coronel Olcott poseía una valentía extraordinaria, tanto física como moral, y fue durante este período de su vida que esta característica comenzó a mostrarse con fuerza.


Medalla de oro otorgada al coronel Olcott

Cuando se hubo recuperado lo suficiente, en lugar de regresar al servicio activo en el ejército, el gobierno le pidió que realizara una investigación sobre presuntos fraudes en la Oficina de Reclutamientos y Bajas de Nueva York. Durante cuatro años, ante la oposición más activa, Olcott continuó esta investigación a pesar de las amenazas, acusaciones falsas y ofrecimientos de sobornos. Cuando finalizó, había obtenido pruebas suficientes para lograr la condena del principal criminal, quien recibió una sentencia a diez años de prisión y también el despido de otras personas implicadas. Por este servicio, recibió una carta de reconocimiento del Ministro Stanton en la que decía que su servicio era "tan importante para el Gobierno como la victoria de una gran batalla".

El Ministerio de Guerra, y dos años después, el Departamento de la Armada solicitaron los servicios del coronel Olcott para ejercer esa función. En ambos nombramientos se distinguió, y recibió nuevamente el mayor elogio de los jefes de ambos Departamentos y el comentario adicional, "Que tu hayas salido sin mancha a tu reputación, considerando la corrupción, la audacia y el poder de los muchos villanos con altos cargos, a quienes has perseguido y castigado, es un tributo del que puedes estar orgulloso "[1]. El coronel Olcott había sido admitido en el Colegio de Abogados en 1868, y al finalizar su servicio al gobierno, se dedicó a la práctica privada. Entre sus clientes se encontraban muchas de las grandes corporaciones del país.

Encuentro con HP Blavatsky

Último encuentro entre H. P. Blavatsky y H. S. Olcott

Durante todos estos años, el coronel Olcott había estado interesado en el Espiritualismo, y en 1874 se le encargó una misión especial: que realizara un informe para el New York Graphic sobre el fenómeno psíquico en la granja de los Eddy en Vermont. Como resultado de esta experiencia, publicó su segundo libro, People From the Other World (Gente del Más Allá). Fue en Chittenden, Vermont, mientras estaba en esta misión, que conoció a HP Blavatsky, quien se encontraba allí siguiendo instrucciones de su Maestro. Uniendo sus fuerzas con las de ella, desde ese momento Olcott trabajó para llevar a cabo los objetivos de la Hermandad de Adeptos, especialmente aquellos propósitos relacionados con la misión específica asignada a Mme. Blavatsky por su Maestro. "Unidos por los lazos inquebrantables de un trabajo en común, el trabajo de los Maestros, teniendo confianza mutua y lealtad y un objetivo como meta, unidos resistiremos o unidos caeremos ..." [2].

De su relación personal, dice el coronel Olcott: " Jamás, ni ella ni yo, ni entonces ni más tarde, tuvimos la sensación de que el otro era de un sexo diferente; éramos camaradas, nos mirábamos como tales y nos llamábamos así." [3] Y además," Ella me reconoció con su mirada desde el primer momento y desde entonces esa mirada no ha cambiado... Era el maestro y el alumno, el hermano mayor y el menor, ambos empeñados en un solo fin, pero ella con el poder y el conocimiento que pertenecen a los leones y sabios.” [4]

Presidente de la Sociedad Teosófica

Cuando la Sociedad Teosófica fue fundada un año después en 1875, el coronel Olcott fue elegido presidente de por vida. Desde ese momento hasta el final de su vida, la Sociedad fue su principal desvelo. La custodió celosamente contra todo lo que amenazara su existencia, utilizó su fuerza física y el beneficio de su amplia experiencia para organizarla, y su capacidad administrativa para alimentarla y fomentar su crecimiento. Porque él creía con todo su corazón que el bien de la humanidad dependía de un canal a través del cual la Hermandad de Adeptos pudiera trabajar para destruir el materialismo grosero del día y despertar la naturaleza espiritual del hombre. Con este fin, después de que los fundadores se mudaran a la India en 1878, viajó por la India y Ceilán en nombre de la Sociedad, dando conferencias sobre Teosofía, intentando que la gente viera que podían vivir juntos en base a comprensión y hermandad, a pesar de las diferencias religiosas y raciales.

Viajó por toda Europa, Inglaterra, América del Sur, China, Japón y regresó tres veces a los Estados Unidos. Excepto América del Sur, visitó los demás países una y otra vez. La Dra. Annie Besant dijo en el momento de su muerte: "Viajó por todo el mundo de manera incesante y extenuante, y los médicos atribuyen su insuficiencia cardíaca, mientras que su cuerpo era espléndidamente vigoroso, al sobreesfuerzo puesto en el corazón por el excesivo trabajo producto de haber dado demasiadas conferencias en muy poco tiempo". [5] En la edición del centenario de Olcott de El Teósofo, agosto de 1932, hay siete páginas y media con la lista de sus viajes en interés del trabajo.

Cuando, en 1878, trasladaron la sede internacional a la India, el coronel Olcott tuvo que renunciar a su floreciente práctica legal; y en 1882, cuando se estableció la sede central en Adyar, esa propiedad fue adquirida casi por completo con sus propios fondos y los de Mme. Blavatsky. De hecho, en los primeros años en la India, la Sociedad y el costo de viajes por conferencias fueron sustentados principalmente con las ganancias de sus escritos y conferencias. Durante los años de su Presidencia, hizo frente con resolución a muchos trastornos y tribulaciones sufridas por la Sociedad. Se mantuvo fiel a HPB a través de todos los ataques contra ella, aunque a menudo se sintió obligado a colocar el bien de la Sociedad antes que la defensa de su reputación. Cada vez que tuvo una actitud equivocada, siempre estuvo dispuesto a admitir su error y revertir su posición cuando su Maestro le aclaraba el problema. "Es una persona que nunca pregunta, sino que obedece; que puede que cometa innumerables errores llevado de un excesivo celo, pero que siempre está dispuesto a reparar su falta incluso a costa de la mayor de las humillaciones;..." [6]

Tras la muerte de Blavatsky, el coronel Olcott tuvo que conducir la Sociedad sin el estímulo de su enseñanza espiritual durante dieciséis años. Continuó valientemente el trabajo en aras de la hermandad y la comprensión humanas, y convirtió la organización de la Sociedad en un canal cada vez más útil para que los Maestros lo utilicen en Su trabajo por el mundo. Les entregó todo, su devoción, su salud, su energía, sus bienes mundanos y sus lazos familiares, con gusto, como lo había hecho desde el principio.

Los líderes de la Sociedad Teosófica parecen destacarse por su coraje, y en ese sentido el coronel Olcott no fue la excepción, ya que hizo frente con valentía a todos los elementos perturbadores, a todas las cuestiones graves y a menudo aparentemente desastrosas, con la determinación de conducir la Sociedad sin que ésta viese disminuida su fortaleza. Numéricamente, esto no siempre se logró, pero espiritualmente, la Sociedad creció en fuerza, ya que la Verdad detrás de ella finalmente se revelaba después de cada momento de agitación. Las crisis fueron frecuentes y a menudo impactantes durante los primeros años porque se centraron en Mme. Blavatsky, quien era un verdadero misterio para el mundo en general, un misterio que no podía explicarse en términos aceptables para el mundo. Debido a su relación con su Maestro, ella era como un hombre del Servicio Secreto cuyas acciones nunca pueden explicarse del todo a los demás; y, a menudo, incluso el propio coronel Olcott no tenía permitido conocer toda la verdad sobre ella. Sin embargo, frente a esto, era su responsabilidad apoyarla y, al mismo tiempo, resolver cada situación según los mejores intereses de la Sociedad. Esto lo hizo con honestidad y equidad características además de gran coraje.

Comunicaciones con los Mahatmas

El coronel Olcott tuvo comunicación personal con varios de los Mahatmas. Lo tenían en gran estima como un chela fiel y confiable, y lo defendieron de las críticas antiamericanas de A. P. Sinnett y A. O. Hume. En La Carta de los Mahatmas No. 5, Mahatma Kuthumi escribió sobre H. S. Olcott:

Podemos confiar en él en toda circunstancia, y su entregado servicio está dedicado a nosotros tanto en la adversidad como en el éxito. Mi querido Hermano, mi voz es el eco de la justicia imparcial. ¿Dónde podemos encontrar una devoción igual? Es una persona que nunca pregunta, sino que obedece; que puede que cometa innumerables errores llevado de un excesivo celo, pero que siempre está dispuesto a reparar su falta incluso a costa de la mayor de las humillaciones; que aprecia el sacrificio de la comodidad e incluso de la vida como algo que debe arriesgarse con alegría cuando sea necesario; que comerá cualquier cosa, o incluso pasará sin comer; que dormirá en cualquier cama; que trabajará en cualquier lugar; que confraternizará con cualquier paria; que soportará cualquier privación por la causa. . [7]

H. S. Olcott con el Venerable Sumangala

Trabajo con budistas y escuelas budistas

Al tomar formalmente Pancha Sila, en 1880, el coronel Olcott asumió el compromiso público de vivir según los preceptos budistas. Él unió las sectas budistas de Ceilán [ahora Sri Lanka] y unió las doce sectas de los budistas japoneses en un comité conjunto para la promoción del budismo. Reunió a los budistas birmanos, siameses y de Sri Lanka en una Convención de budistas del sur; y formuló las Catorce Proposiciones del Budismo, un documento que fue la base sobre la cual se unieron los budistas del norte y del sur:

Estas dos divisiones ... no se condenaban mutuamente, sino que dudaban seriamente si los otros estaban o no tomando un largo camino para llegar al Nirvana ... El coronel se puso a trabajar y elaboró un esquema de acuerdo, una especie de credo, que contenía catorce puntos, y obtuvo la firma de los sumos sacerdotes de Japón, que representaban a la Iglesia del Norte, y luego las firmas de los principales hombres de la Iglesia del Sur, proporcionándoles así una plataforma en común sobre la que podrían estar de acuerdo, lo que les permitía decir que coincidían en puntos importantes ... Obtuvo el consentimiento de los sacerdotes japoneses para que todos los años enviasen a algunos de sus jóvenes que estudiaban para el sacerdocio, se educaran bajo los sacerdotes de la Iglesia del Sur, y también consiguió que los sacerdotes de la Iglesia del Sur enviaran a sus jóvenes a estudiar bajo la dirección de los instructores de la Iglesia del Norte. De esta manera, surgió un número de sacerdotes en ambas iglesias que conocían las dos aristas de la cuestión, y al final, la paz y la armonía deberá ser el resultado. . [8]

H. S. Olcott con un grupo budista

Logró que el gobierno declarara Wesak, el cumpleaños del Señor Buda, como día feriado. Antes de que eso sucediera, el gobierno solo reconocía las festividades cristianas y castigaba a los niños que estaban ausentes de las escuelas misioneras en sus propias fiestas religiosas. "Los budistas pidieron ayuda al coronel Olcott y éste presentó su caso ante el ministro colonial de Londres y obtuvieron una reparación. El día de luna llena de Wesak se convirtió en feriado oficial en Ceilán y poco después se dio un reconocimiento similar al principal festival hindú. [9]

El coronel Olcott escribió y publicó El catecismo budista, que fue traducido al menos a veinte idiomas y 44 ediciones. Jugó un papel importante en el diseño de la bandera budista, que flamea en Sri Lanka y otras naciones budistas. Como resultado del gran resurgimiento budista que él comenzó, se establecieron tres colegios y 205 escuelas, de las cuales 177 recibieron subvenciones del gobierno.

El colonel Olcott con niños

Trabajo con los hindúes y las escuelas hindúes

El coronel Olcott no limitó sus actividades sólo al fortalecimiento de la religión budista. Trabajó con gran entusiasmo para revitalizar la religión hindú en la India, y ayudó a establecer muchas escuelas hindúes. Él estableció las Escuelas Gratuitas Olcott Harijan (Hijos de Dios) en beneficio de los Panchama sin casta de India y en 1948 entre 500 y 600 niños asistían a la escuela cerca del complejo de Adyar. Por su interés y esfuerzos en nombre del hinduismo, el coronel Olcott fue aceptado en la casta Brahman.

Trabajo con zoroastrianos

También estaba interesado en el resurgimiento de las antiguas enseñanzas de Zoroastro, y sus esfuerzos tuvieron esplendidos resultados. Típico de su trabajo para esa religión es su ardiente carta a K. R. Cama, quien era uno de los "mejores, más sabios y honorables" líderes Parsi de la época. Esa carta es un clásico. En ella, el coronel Olcott reprocha a los Parsis por contentarse con su riqueza y cultura moderna y valorar tan poco sus antiguas enseñanzas y la espiritualidad mostrada por los Parsis de antaño. La carta dice:

Fueron guiados por el santo Dastur Darab, cuya pureza y espiritualidad fueron tales que le permitieron extraer del ilimitado akasha el fuego divino de Ormuzd. . . ¿Se le parecen en algo hoy ustedes con sus riquezas, sus lujos, sus títulos de caballeros, sus medallas y sus fábricas? ¿Hay entre ustedes un Darab Dastur, o siquiera una escuela de los Profetas donde a los neófitos se les enseñe la ciencia divina? . . . La pregunta que su humilde amigo y defensor hace es si usted desea permanecer inactivo y no mover la mano para revivir su religión, descubrir todo lo que se puede aprender sobre sus sagradas escrituras, crear una escuela moderna de escritores que revista a su ética y metafísica con tal encanto que ya no volvamos a oír hablar de los hombres parsi que predican el cristianismo. . . Yo creo que no." Luego les advierte de los peligros que los amenazan como resultado de su excesiva mundanalidad y procede a hacer sugerencias prácticas precisas para la reactivación de su religión y su magnífica cultura. [10]

Trabajo nacionalista en la India

Poco después de llegar a la India, el coronel Olcott organizó la primera exhibición de productos indios, e instó a los indios a reunirse y usar sus propios productos en lugar de importar, y que lleguen a apreciarlos sin tener en cuenta la religión o la raza de quienes los produjeron. Ése fue el comienzo de Swadeshi, luego adoptado por el Congreso Nacional Indio.

Fundación de la biblioteca de Adyar

Henry Olcott en sus últimos años.

El coronel Olcott fundó la Biblioteca de Adyar en diciembre de 1886 e invitó a representantes del cristianismo, hinduismo, budismo, zoroastrismo e islam a estar presentes en sus ceremonias de dedicación y para que bendijeran el trabajo. Todos aceptaron excepto el clero cristiano. Esta fue la primera vez que los representantes de estas diversas religiones se habían reunido para participar en un encuentro, y fue considerado un logro notable por parte del coronel.

Trabajo de curación

Otra actividad que ocupó el coronel Olcott en sus primeros años en la India fue su trabajo de curación por medio de la energía. Tenía un gran poder de curación mesmérica y era conocido en toda la India por sus curas efectivas. Tantos acudieron a él para curarse que finalmente se hizo necesario pedir la cooperación de la prensa para dar a conocer que solo trataría casos que tuvieran permiso por escrito para ser llevados ante él. Finalmente, su Maestro le ordenó que pusiera fin a ese trabajo, debido al agotamiento de su propia salud y vitalidad y al hecho de que sus energías debían conservarse para desempeñar sus deberes como presidente.

Escritos

Artículo de Madras Mail, del 30 de enero de 1907 sobre la lesión de Olcott. Imagen de los archivos de la ST.

EL coronel Olcott escribió numerosos libros, artículos y folletos que se detallan en los escritos de Olcott. Entre sus escritos, la serie de diarios llamada Páginas de un viejo diario se valora especialmente como un relato en primera persona de los primeros días de la Sociedad Teosófica. El Índice de publicaciones teosóficas (Union Index of Theosophical Periodicals) enumera 66 artículos con las iniciales HSO, 760 con el nombre HS Olcott, 3 artículos con H. S. Olcotty 1 con Henry S. Olcott. En su trabajo como periodista, también escribió para varios periódicos de Nueva York.

Fallecimiento

Carta de despedida del 2 de febrero de 1907. El 3 de octubre de 1906, mientras regresaba de Estados Unidos a Italia para una gira de conferencias, el coronel Olcott "sufrió un grave accidente a bordo del barco de vapor ... Cuando estaba a punto de descender una escalera de catorce escalones que llevaba a la cubierta inferior, se enganchó el talón y cayó hacia adelante, dando dos volteretas completas y cayendo sobre su espalda en la parte inferior ... Estuvo a punto de morir, y siete médicos y cirujanos a bordo del barco lo consideraron un milagro ". [11] Fue hospitalizado en Génova, Italia, y se esperaba que se recuperara en tres meses, pero murió al año siguiente, a la edad de 74 años, el 17 de febrero de 1907, en el complejo de Adyar. Dejó una carta de despedida a sus "hermanos en el cuerpo físico" y de saludo a "mis queridos hermanos en los planos superiores". (La imagen de la carta está a la derecha).

Tributos

Placa en el sitio de cremación de HSO en Adyar. Foto de Tony Lysy.

Como dijo el Sr. C. Jinarajadasa: "Con HPB sola, habría habido Teosofía, pero sin Henry Steel Olcott, no habría habido una Sociedad Teosófica de alcance mundial ". [12]

Y, lo que es más importante, el tributo que le rindió el Maestro:

¿Dónde podemos encontrar una devoción igual? Es una persona que... aprecia el sacrificio de la comodidad e incluso de la vida como algo que debe arriesgarse con alegría cuando sea necesario; que comerá cualquier cosa, o incluso pasará sin comer; que dormirá en cualquier cama; que trabajará en cualquier lugar; que confraternizará con cualquier paria; que soportará cualquier privación por la causa.[13]

Premios y honores

Sello de Sri Lanka, 1967.

En 1976, la Agencia de Información de los Estados Unidos encargó una película a color sobre el coronel Olcott. El teósofo Dr. S. Krishnaswamy de Chennai, India y el estadounidense Bill Bloom trabajaron juntos para producir un documental biográfico titulado "El coronel Henry S. Olcott: buscador de la verdad ". [14]

A un pueblo pesquero cerca de Adyar se le dio el nombre de Olcott Urur Kuppam. A calles de Colombo y Galle, en Sri Lanka, se les ha dado el nombre de Olcott Mawatha Road en su honor, junto con Alcot Gardens, un distrito residencial en Rajahmundry. La República de Sri Lanka emitió una estampilla conmemorativa de 15 centavos el 8 de diciembre de 1967 en homenaje al coronel Olcott y la bandera budista.

Se han erigido en varias partes las estatuas del Fundador:

  • Busto frente a la Biblioteca de Adyar que él ayudó a establecer.
  • Estatua frente a la estación de trenes de Fort en Colombo, Sri Lanka, en el lado sur de el Pettah, un importante distrito comercial.
  • Estatua en la estación de trenes de Maradana en las afueras de Colombo.
  • Estatua en Galle, centro de Ceilán.
  • Estatua cerca de Princeton, Nueva Jersey en el Vihara budista de Nueva Jersey, descubierta el 10 de septiembre de 2011 como un tributo del Ananda College Old Boys Association. [15]
  • Estatua en Dharmaraja College, Kandy.

Olcott es homenajeado como fundador de muchas escuelas en India y Sri Lanka. En la escuela secundaria en homenaje a Olcott (Olcott Memorial High School) en Chennai, India, se conmemora su fecha de nacimiento: "Todos los años, el 17 de febrero, los estudiantes del ala superior de la escuela conmemoran el nacimiento del coronel Henry Steel Olcott entonando canciones mientras realizan una procesión portando su retrato a través de la ST" [16] Mahinda College en Galle, Ceilán tiene un auditorio llamado Olcott Hall. Ananda College en Colombo ofrece anualmente una Oración a Olcott.

Recursos en línea

Video


Referencias

  1. The Theosophist, August 1932, p. 475
  2. The Theosophist, August 1932, p. 471
  3. Olcott, H. S.Old Diary Leaves, vol. 1, p. 6
  4. Claude Bragdon, Episodes From an Unwritten History, p. 23
  5. Reminiscences of Colonel Olcott, p. 20
  6. The Mahatma Letters to A. P. Sinnett, p. 14
  7. Carta de los Mahatmas No. 5, p. 7.
  8. "The President-Founder and His Work in India",The Theosophic Messenger 2.5 (February 1901), 84.
  9. Gail Wilson, "Colonel Olcott" The Messenger 14.9 (February 1927), 190.
  10. The Theosophist, 1932
  11. "Accident to the President-Founder," Supplement to The Theosophist (November, 1906), xii.
  12. Introduction to The Original Programme of The Theosophical Society
  13. Introduction to The Original Programme of The Theosophical Society
  14. Film No. 52632. "Colonel Henry S. Olcott: Searcher After Truth." 1976. Records of the U. S. Information Agency. Record Group 306.6427. National Archives at College Park, College Park, MD. Description at http://research.archives.gov/description/52632.
  15. "Abdill, Ed. "Olcott Statue Unveiled in New Jersey". Theosophical Society in America web page. October 4, 2011. Available in this news article.
  16. "Olcott's Vision." OMHS Newsletter March 2009. Available at OMHS website