Broche (fenómeno)

De Teosofía Wiki
Saltar a: navegación, buscar

De vez en cuando, la fundadora de la Sociedad Teosófica, Madame Blavatsky, demostraba fenómenos ocultos a la gente de su entorno. Dos ejemplos involucraron broches.

Broche N.° 1

En la noche del 3 de octubre de 1880, el Sr. y la Sra. Hume organizaron una cena en su casa de Simla, donde ocurrió el primer fenómeno del broche. Estuvieron presentes en la cena el Sr. y la Sra. Hume, el Sr. y la Sra. Sinnett, la Sra. Gordon, el Sr. F. Hogg, el Capitán P.J. Maitland, el Sr. Beatson, el Sr. Davidson, el Coronel Olcott y Madame Blavatsky.

Los hechos fueron relatados en su momento en un breve comunicado redactado para su publicación y firmado por las nueve personas que lo presenciaron.

"Madame Blavatsky le preguntó a la Sra. Hume si había algo que deseara particularmente. La Sra. Hume dudó al principio, pero al poco tiempo dijo que había algo que le hubiera gustado especialmente que le trajera, a saber, una pequeña pieza de joyería que anteriormente poseía, pero que se la había regalado a una persona que ya no la tenía en su posesión. Madame Blavatsky le dijo entonces que si ella fijaba la imagen del artículo en cuestión de manera muy clara en su mente, ella, Madame Blavatsky, procuraría conseguirlo. La Sra. Hume luego dijo que recordaba el artículo vívidamente y lo describió como un broche de pecho anticuado con perlas, con vidrio en la parte delantera y la parte posterior hecha para contener el cabello. Luego, cuando se le pidió, hizo un boceto aproximado del broche. Madame Blavatsky luego envolvió una moneda atada a la cadena de su reloj en dos papeles de fumar, se la puso en el vestido y dijo que esperaba que el broche se pudiera obtener durante el transcurso de la noche. Al final de la cena, le dijo al Sr. Hume que el papel en el que se había envuelto la moneda había desaparecido. Un poco más tarde, en el salón, dijo que el broche no sería traído a la casa, sino que se debe buscarlo en el jardín, y luego, mientras el grupo salía acompañándola, dijo que había visto clarividentemente caer el broche en un macizo de flores en forma de estrella. El Sr. Hume indicó el camino hacia un macizo de este tipo en una parte distante del jardín. Se realizó una búsqueda prolongada y cuidadosa con linternas, y finalmente la Sra. Sinnett encontró un pequeño paquete de papel, que constaba de dos papeles de fumar, entre las hojas. Al ser abierto de inmediato se vio que contenía un broche que se correspondía exactamente con la descripción anterior, y que la Sra. Hume identificó como el que originalmente había perdido. Ninguno del grupo, excepto el Sr. y la Sra. Hume, habían visto u oído hablar del broche. El Sr. Hume no había pensado en este durante años. La Sra. Hume nunca había hablado del broche con nadie desde que se desprendió de este, ni tampoco había pensado en este durante mucho tiempo. Ella misma declaró, después de que se lo encontró, que fue solo cuando Madame le preguntó si había algo que le gustaría tener, que el recuerdo de este broche, el regalo de su madre, pasó por su mente". La declaración fue firmada por A.O. Hume, Alice Gordon, M.A. Hume, P.J. Maitland, Fred R. Hogg, Wm. Davidson, A.P. Sinnett, Stuart Beatson y Patience Sinnett. Fue publicado en El Pionero. El coronel Olcott dio un relato esencialmente idéntico en una carta a Damodar K. Mavalankar. [1]

Repercusiones

Según A.P. Sinnett, la recepción de esta publicación no fue positiva:

Cuando se publicó esta narrativa, las nueve personas antes mencionadas fueron atacadas con torrentes de burla. Se han dirigido oleadas de críticas más o menos imbéciles para mostrar que toda la actuación debe haber sido un engaño; y para muchas personas es ahora, sin duda, una explicación probada que la Sra. Hume fue hábilmente conducida a pedir que se produjera esa pieza en particular, mediante charlas preliminares sobre un truco que Madame Blavatsky fue especialmente a realizar a la casa. Otra opinión establecida es que el broche que la Sra. Hume le dio a su hija, y que su hija perdió, debe haber sido adquirido por esa joven aproximadamente un año antes, cuando pasó por Bombay, donde vivía Madame Blavatsky, cuando iba camino a Inglaterra. El testimonio de la joven en el sentido de que perdió el broche antes de ir a Bombay, o de haber visto a Madame Blavatsky, es una pequeña característica de esta hipótesis que sus satisfechos redactores no desean investigar. [2]

Broche N.° 2

En la noche del 19 de octubre de 1880, A. P. Sinnett vio al Maestro K.H. en su forma astral, se despertó por un momento e inmediatamente después estuvo consciente fuera del cuerpo en la habitación adyacente. A la mañana siguiente, encontró una nota del Maestro, quien escribió: "Espero demostrarle que estuve presente cerca suyo anoche con algo que me llevé. Le será devuelto a su señora en la Colina.

Los Sinnet, los invitados y algunos amigos habían planificado un picnic para el día siguiente (20 de octubre) en la Colina Prospect, en Simla. Justo antes de partir para el picnic, A.P. Sinnett le escribió una nota al Mahatma y se la dio a H.P.B. para que la transmitiera.

Mientras el grupo almorzaba en el picnic, H.P.B. de repente pareció estar escuchando algo que lo demás no oían. Luego ella les dijo que el Maestro le estaba preguntando dónde les gustaría encontrar el objeto que se había llevado la noche anterior.

Sinnett enfatiza en El mundo oculto que no le había contado a H.P.B. sobre esta experiencia de la noche anterior o sobre la nota que él había encontrado en la mesa del vestíbulo. No había tenido ninguna conversación con ella al respecto. Además, a ella nadie la había perdido de vista, ni incluso la Sra. Sinnett, hasta que el grupo se fue al picnic. De hecho, H.P.B. había estado con la Sra. Sinnett en la sala de estar toda la mañana porque le habían dicho de manera oculta que fuera allí y se quedara. Ella había refunfuñado al respecto (ya que nunca dudaba en refunfuñar cuando se le decía que hiciera algo que no comprendía), pero obedeció.

En el picnic, después de haber repetido la pregunta del Mahatma, no participó en la conversación, tampoco hizo ninguna sugerencia sobre dónde podrían pedir encontrar el objeto.

De manera bastante espontánea, el Sr. Sinnett, tras reflexionar un instante, dijo que le gustaría encontrar este objeto dentro de un cojín contra el que se apoyaba una de las damas. Comenta en El mundo oculto que, en vista de la experiencia previa que ellos habían tenido, una opción más natural podría haber sido un árbol o enterrado en la tierra, pero su mirada se posó en el cojín y le pareció que esta podría ser una buena elección.

La Sra. Sinnett dijo de inmediato: "¡Oh, no, que esté dentro de mi almohada!" El Sr. Sinnett se dio cuenta de que era una excelente elección, ya que él sabía que la almohada había estado con ella en la sala de estar toda la mañana y, por lo tanto, no había estado fuera del alcance de su vista.

H.P.B. luego preguntó al Mahatma, por sus propios métodos, si eso sería suficiente, y recibió una respuesta afirmativa. Así se ve que existió total libertad de elección y nada pudo haber sido planeado de antemano. A Patience Sinnett se le dijo que pusiera la almohada debajo de la alfombra, lo que hizo con sus propias manos. Tras aproximadamente un minuto, H.P.B. dijo que se podía abrir la almohada. Ella no había estado cerca de esta ni la había tocado de ninguna manera.

Abrir la almohada no fue fácil. Sinnett lo hizo con su cortaplumas, lo que llevó bastante tiempo, ya que la almohada estaba bien cosida alrededor y había que cortar una puntada tras otra. Cuando se rasgó un lado de la cubierta, se descubrió que todavía había otra funda rellena de plumas. Esta, también, estaba cosida alrededor de todos los bordes.

Finalmente, se abrió la almohada y Patience buscó entre las plumas. Lo primero que encontró fue una pequeña nota triangular, con la escritura familiar del Mahatma. Mientras Sinnett la leía, ella siguió buscando entre las plumas y encontró el broche al que se hace referencia en la nota, el objeto que el Mahatma se había llevado la noche anterior.

Este broche pertenecía a Patience Sinnett; era muy antiguo y familiar. Por lo general, lo dejaba en su tocador cuando no lo usaba. Curiosamente, ahora lleva las iniciales del Mahatma. La referencia a “la dificultad a la que se refirió anoche” indica que el Mahatma había escuchado la conversación durante la cena la noche anterior en la que Sinnett había expresado su preocupación por el intercambio de cartas después de que H.P.B. dejó Simla.

Ver además


Notas

  1. Henry Steel Olcott letter to Damodar K. Mavalankar. October 4, 1880. Quoted by C. Jinarājadāsa in "The Early History of the T.S.: XVIII The Cup and Saucer Phenomenon" The Theosophist 47.1 (October, 1925), 73-74.
  2. Daniel Caldwell, The Esoteric World of Mme. Blavatsky (Wheaton, Illinois: Quest Books, 2001),  ???.