T. Subba Row

De Teosofía Wiki
Saltar a: navegación, buscar
T. Subba Row

Tallapragada Subba Row Garu (6 de julio de 1856 - 24 de junio de 1890) fue un brillante vedantista Advaita y miembro de la Sociedad Teosófica en sus comienzos. Su nombre también se escribía Subba Rao . Un estricto Brahman, se capacitó como Vakil (abogado defensor) dentro del sistema de justicia indio, una profesión altamente rentable. Ejerció la abogacía en Madras. En 1882, después de intercambiar correspondencia con H. P. Blavatsky, el coronel H. S. Olcott y Damodar K. Mavalankar, se hizo miembro de la Sociedad Teosófica. Subba Row renunció a la Sociedad en 1886 cuando cuarenta y cinco miembros prominentes de la Sección de los Estados Unidos hicieron un llamamiento a H.P.B. para que publicase sin demora La Doctrina Secreta, lo que él consideró prematuro.

Primeros años

Subba Row nació en Kakinada, en el distrito de Godavari, Andhra Pradesh, en una distinguida familia brahmán de funcionarios públicos. Se crio en la casa de su tío tras la muerte de su padre. Durante una peregrinación a Benares (ahora Varanasi) en 1869, el joven conoció a un yogui que lo inició en Brahma Vidyâ. A partir de ese momento, realizó las oraciones diarias y la meditación prescritas. Fue educado en una escuela hindú de Kakinada, y obtuvo su título de Bachelor of Arts (Licenciado en Filosofía y Letras) en el Madras Presidency College en 1876. Su carrera como abogado comenzó a fines de ese año al ser nombrado secretario del Tribunal Superior en el estado de Baroda.

Después de un año regresó a Madras (ahora Chennai) donde continuó sus estudios y aprobó el examen de Licenciado en Derecho (Bachelor of Law). Se unió al estudio jurídico de Grant y Laing y fue designado Procurador (Vakil) de la Suprema Corte a fines de 1880. Ejerció la abogacía durante diez años, apareciendo en casos importantes, y fue tenido en gran estima tanto por la Magistratura y como por el Colegio de Abogados. [1]

T. Subba Row

Trabajo teosófico en Adyar

Subba Row supo de la existencia de El Teósofo publicado por Madame Blavatsky y el coronel Olcott. Comenzó a mantener correspondencia con los dos Fundadores y contribuyó con algunos valiosos artículos sobre religión y filosofía hinduistas a su revista. Más tarde trabajó como redactor. En 1882, Subba Row invitó a Blavatsky y Olcott a Madras (ahora Chennai). Su presencia allí fue un factor importante en la compra de la propiedad de Adyar que se convirtió en la sede permanente de la Sociedad Teosófica. Al encontrarse con ellos el 23 de abril de ese año, Subba Row pudo recitar cualquier pasaje que le pidieran del Bhagavad Gita, los Upanishads y muchos otros textos sagrados de la India. Al parecer, nunca había estudiado estas cosas antes del trascendental encuentro, y se afirma que al conocer a Blavatsky y Damodar K. Mavalankar, todo el conocimiento de sus vidas anteriores volvió a fluir. Sin embargo, antes de este encuentro, nadie sabía que Subba Row tuviese algún conocimiento esotérico o místico, incluso ni sus amigos más cercanos ni sus padres. Fue solo después de conocerlos (a HPB y DKM) que comenzó a exponer sobre metafísica, asombrando a la mayoría de quienes lo conocían.

Al comienzo, T. Subba Row no daba señales de poseer algún conocimiento místico:. . . específicamente le pregunté a su madre sobre este punto, y ella me dijo que su hijo comenzó a hablar de metafísica después de establecer una conexión con los Fundadores de la Sociedad Teosófica:. . . Era como si un depósito de experiencias ocultas, largamente olvidado, se le hubiera abierto repentinamente; recuerdos de su última vida vinieron a él: reconoció a su Gurú, y de allí en adelante se mantuvo en contacto con él y otros Mahatmas; con algunos, personalmente en nuestra sede, con otros en distintos lugares y por correspondencia. Le dijo a su madre que H.P.B. era una gran yogui, y que había visto muchos fenómenos extraños en su presencia. Su conocimiento acumulado de la literatura sánscrita retornó a él, y su cuñado me dijo que si alguien recitaba cualquier verso del Gita, Brahma-Sutras o Upanishads, él podía decir de inmediato de dónde se tomó y en qué conexión estaba empleado. [2]

Instrucción de los occidentales

Al comienzo, Subba Row tuvo problemas con instruir a no hindúes. En ese momento él creía que el conocimiento hindú debía permanecer en la India y no extenderse a los extranjeros. De hecho, incluso después de superar este obstáculo, todavía mantenía especial privacidad con respecto a su vida espiritual, incluso con su madre y amigos cercanos. A menos que la persona con la que estaba hablando tuviera una comprensión profunda del misticismo, era un tema cerrado para él.

Charles Webster Leadbeater consideraba al Sr. Subba Row como su "principal maestro en el plano físico" y escribió que "nunca mostró el menor signo de desconfianza en sus relaciones conmigo, sino que me trató siempre con la mayor amabilidad y verdadera cordialidad, y fue realmente paciente y cuidadoso en sus instrucciones ". Él continúa diciendo:

Las tardes y noches que pasó con nosotros en la terraza aquí en la sede de Adyar siempre fueron momentos de gran interés, que esperábamos con mucho entusiasmo. Le preguntábamos sobre todo tipo de temas –sobre los diversos aspectos del ocultismo– y él nunca vaciló ni un instante ni por una palabra ni por una idea, sino que nos brindaba una corriente constante de muy valiosa información. Su erudición nunca fue puesta en duda, y nos maravillábamos no solo por su gran conocimiento sino también por su extraordinaria facultad para expresarlo de manera incisiva. Podía tejer una atmósfera romántica en torno a las preguntas más abstractas y presentarlas como algo vívido, claro, real. Sus escritos muestran un aprendizaje variado, los cuales no tuvieron ningún efecto sobre la brillantez de su estilo ni en su notable fluidez en la instrucción oral ". [3]

La Doctrina Secreta

Durante muchos años cruciales, Subba Row contribuyó de manera decisiva en el establecimiento de la Teosofía en India. Mme. Blavatsky le envió el primer borrador de La Doctrina Secreta, con la esperanza de que fuera un coeditor de la misma y añadiera su conocimiento del hinduismo.

En ese momento, en 1884, la intención era que el libro se convertirse en una nueva versión de Isis Sin Velo, y que Subba Row redactase de los comentarios y las explicaciones. Sin embargo, en enero de 1885, se formuló un nuevo plan para La Doctrina Secreta. HPB se puso a trabajar en éste y envió a Subba Row partes del primer borrador para que diese su opinión y realizara correcciones. Sin embargo, él se negó a editarlo o a colaborar con la redacción ya el texto le parecía difuso y caótico. No obstante, tan grande era el respeto de HPB por su intransigente crítico que comenzó todo el trabajo una vez más desde el principio. Esto sin duda contribuyó al éxito final de su magnum opus. [4]

El coronel Olcott escribió sobre este incidente, "cuando informé [sobre la crítica de Subba Row] a H.P.B., ella se afligió mucho, se puso a trabajar y revisó el manuscrito con mucho cuidado, corrigiendo muchos errores debido a los descuidados métodos literarios, y con la ayuda de amigos europeos, que hicieron que el libro sea lo que es ahora. [5]

Carta de los Mahatmas

Firma en Carta de los Mahatmas N.° 59

A pedido de Madame Blavatsky, y con el consentimiento de Mahatma Morya, el Sr. Subba Row consideró instruir a A.P. Sinnett en temas ocultos. Varias cartas relacionadas con este tema fueron recopiladas en Las Cartas de los Mahatmas a A. P. Sinnett. La Carta de los Mahatmas n.° 58 (n.° 130 en el sistema Barker) se envió por correo el 7 de mayo de 1882 desde Madras, donde Subba Row estaba editando El Teósofo en ausencia de H.P.B. En ésta, él se presentó a A. P. Sinnett, estableció las condiciones bajo las cuales podría tener lugar la instrucción y le preguntó a Sinnett si estaba familiarizado con el sánscrito. Joy Mills declara: "Sabemos que Sinnett respondió la carta de Subba Row, aunque no sabemos exactamente cómo respondió. Subba Row envió la respuesta a M [Morya], quizás con una carta adjunta similar a la dirigida a H.P.B., extractos de la cual KH [Koot Hoomi] envió a Sinnett. Era claro que K.H. también leyó la respuesta de Sinnett a Subba Row. "[6] El gurú de Subba Row, Mahatma Morya, le dijo a Sinnett: "Debe usted tener paciencia con Subba Row. Déle tiempo. Ahora está en su tapas y no desea ser molestado. Le diré que no se olvide de usted, aunque es muy receloso y considera un sacrilegio enseñar a un inglés". "[7] Kuthumi reforzó ese mensaje, aunque parece haber considerado con escepticismo la posibilidad de que Sinnett recibiera instrucciones de Subba Row. Sabía que Subba Row –quien era abogado y un iniciado– no podía ignorar "la infranqueable muralla china de las reglas y la Ley ", y que Sinnett no tenía la suficiente capacidad de respetar. [8]

La respuesta de Sinnett no debe haber sido satisfactoria, porque en su carta del 26 de junio de 1882, Carta de los Mahamtmas. n.° 64 (Barker n.° 131), Subba Row se negó firmemente a transmitir enseñanzas ocultistas prácticas a Sinnett:

La aceptación en parte, que usted tuvo la amabilidad de dar a las condiciones expuestas por mí, necesitaban ser sometidas a la consideración de los Hermanos para conocer su opinión y sus órdenes. Y ahora, siento informarle que nada parecido a una instrucción práctica del ritual de la Ciencia Oculta es posible en las condiciones que usted propone. En todo lo que alcanza mi conocimiento, ningún estudiante de la Filosofía Oculta ha conseguido nunca desarrollar sus poderes psíquicos sin llevar la vida que se prescribe para los estudiantes; y no entra dentro de los poderes del instructor hacer una excepción en el caso de ningún estudiante. Las reglas establecidas por los antiguos instructores de la Ciencia Oculta son inflexibles y no se ha dejado a la discreción de ningún instructor el que se cumplan o no, según la naturaleza de las circunstancias imperantes. Si usted encuentra que es imposible cambiar su modo actual de vida, no le queda más que esperar para recibir instrucción práctica hasta que esté usted en disposición de hacer esos sacrificios que la Ciencia Oculta exige; y por el momento, tiene que contentarse con la instrucción teórica que se le pueda ir proporcionando. [9]

Controversia con H.P. Blavatsky

Como representante del Shriṅgeri Maṭh, un monasterio Advaita, Subba Row se adhirió a la ortodoxia hindú, y eso produjo ciertos desacuerdos entre él y Madame Blavatsky. En diciembre de 1885 Subba Row dictó una conferencia sobre el Bhagavad Gita en la Convención de la Sociedad Teosófica celebrada en Adyar, Madrás. La conferencia, titulada "Introductoria", fue publicada en la edición de febrero de 1886 de El Teósofo. En esta conferencia, Subba Row criticó el concepto teosófico sobre la constitución septenaria del universo y los seres humanos. La controversia filosófica comenzó en abril de 1887, cuando H. P. Blavatsky publicó en la misma revista el artículo "Clasificación de los principios". Esto dio lugar a una serie de artículos notables entre los dos ocultistas discutiendo el tema tal como se presentan en las enseñanzas de la escuela Transhimalaya y las de Târaka Râja Yoga. "Sus respectivos seguidores hicieron todo lo posible, como hacen siempre los seguidores, para transformar una diferencia en una pelea, pero tenemos el testimonio del coronel Olcott de que incluso hasta el día de su muerte, Subba Rao siempre habló afectuosamente de nuestra gran Fundadora. [10] Charles J Ryan ha escrito que Subba Row tenía varias causas de descontento con la Sociedad. A.O. Hume y A. P. Sinnett habían intentado que revelara medios prácticos para producir efectos psíquicos, y Subba Row fue incluido en las acusaciones de Hodgson que señalaban a Blavatsky como una espía rusa. Además, "como brahmán, desaprobaba enérgicamente la revelación que H.P.B. hizo de algunos de los significados internos de las escrituras hindúes, hasta ahora ocultas en el secreto de los templos y absolutamente insospechadas por eruditos externos". [11]

Dimisión y muerte

Subba Row , como brahmán ortodoxo, criticó la revelación que hizo Blavatsky de ciertas enseñanzas hasta entonces esotéricas. En 1888, renunció a la Sociedad Teosófica junto con J.N. Cook. A partir de entonces cayó gravemente enfermo al contraer una enfermedad cutánea, la que se manifestó en un brote de forúnculos en 1890 durante su última visita a la sede de la Sociedad Teosófica en Madras. A pesar del tratamiento curativo de Henry S. Olcott, finalmente murió el 24 de junio de 1890, diciendo que su gurú lo había llamado, y que era hora de su partida. Fue incinerado a la mañana siguiente según la tradición hindú. Aunque solo fue miembro durante unos cuatro años, influyó significativamente en la Sociedad y dejó un importante legado de enseñanzas esotéricas.

Medalla Subba Row

La Convención de 1883 honró a Subba Row estableciendo la Medalla Subba Row , que se otorga a escritores de obras de gran mérito en la filosofía oriental y occidental.

Escritos

Spierenburg book.jpg

La contribución de Subba Row a la literatura teosófica fue significativa, incluso considerando su corta vida. La edición de Adyar de 1884 de La Doctrina Secreta lo incluye después del nombre de Blavatsky como autor: "Con la colaboración de T. Subba Row Garu, B.A., B.L., F.T.S., Concejal de la Sociedad Teosófica y Secretario de su Rama de Madrás". En Union Index of Theosophical Periodicals se listan 147 artículos de Subba Row o acerca de él. [5]. Una Colección de Escritos Esotéricos de T. Subba Row fue una recopilación de artículos de El Teósofo, producida por el Fondo Editorial Teosófico de Bombay en 1895, con una versión ampliada de la Editorial Teosófica, Adyar, en 1931. Henk J. Spierenburg publicó una colección de dos volúmenes, Los Escritos de T. Subba Row , a través de Publicaciones Point Loma. El Volumen I tiene un bosquejo biográfico y cubre los temas del budismo y los principios séptuple del hombre, mientras que el Volumen II incluye enseñanzas esotéricas sobre chakras, rayos, devachán, etc. Muchas de las mejores obras de Subba Row están disponibles en línea (inglés):


Recursos adicionales en español

  • SEYMOUR D. BALLARD, La reticencia de T. Subba Row, Ver [6]
  • T. SUBBA ROW, Los doce signos del zodíaco. Publicado por primera vez en El Teósofo de noviembre de 1881, y fue publicado como N.° 31 en la serie Panfletos de Adyar en 1913. Ver [7]

Notes

  1. "T. Subba Row (1856–90)," The Theosophical Society, Adyar.[1]
  2. Henry Steel Olcott, obituary notice for Subba Row, The Theosophist XI (July 1890),577-8.
  3. C.W.L. [Charles Webster Leadbeater], "Theosophical Worthies: T. Subba Rao," The Theosophist 32.3 (December 1910), 447.
  4. "T. Subba Row (1856–90)," The Theosophical Society, Adyar.[2]
  5. Henry S. Olcott, Old Diary Leaves Volume 3, 398. See "The Life of T. Subba Row," T. Subba Row Online[3]
  6. Joy Mills, Reflections on an Ageless Wisdom: A Commentary on the Mahatma Letters to A. P. Sinnett, (Wheaton, Ill.: Theosophical Publishing House,2010).
  7. Mahatma Letter No. 46.
  8. Mahatma Letter No. 60.
  9. Mahatma Letter No. 64.
  10. "Theosophical Worthies: T. Subba Rao," The Theosophist 32.3 (December 1910), 447.
  11. Charles J. Ryan, H. P. Blavatsky and the Theosophical Movement, 2nd edition. Pasadena, Calif.: Theosophical University Press, 1975.[4]